Yasbell Rodríguez, de cero en su carrera a la vista de todos en Cuba

Categorías: Invitados

por: Dairon Bermúdez / fotos: Titina

article_photo


   Después de una ausencia de seis años, Yasbell regresa a la televisión cubana para conducir uno de los programas estelares del domingo; la joven conductora y actriz estuvo un tiempo en Perú, donde pudo aprender más sobre los gajes del oficio para regresar a la Isla renovada, con mucho por hacer y un meta bien definida.


“Ese tiempo que estuve en Perú, a donde fui con mi esposo, por un contrato logré trabajar para la emisora y el canal de Grupo 5, una especie de Van Van aquí, y después de un año llegué a Panamericana Televisión”.


“Me ayudó mucho el acento, pues les parecía atractivo”. Tanto así que en los tres últimos años de su estancia en el país andino logró espacios habituales en América Televisión.


article_photo


“Yo tenía experiencia en los espectáculos nocturnos de cuando inauguré Havana Show junto a su director Alexander Reyes.” Además de los programas Súper 12, Fresquecito.com, Se baila así y las aventuras Memorias de un abuelo, su debut en la actuación a los 13 años.


“Mi regreso a Cuba significó un gran reto. Quería hacer cosas que no eran posibles en ese momento.


Me conmovió no encontrar a los amigos y una carrera en cero. Sin embargo, pronto comencé a hacer castings hasta que me escogieron para una telenovela y apareció Sonando en Cuba, la oportunidad en la televisión que necesitaba y que quería hacer.”


El programa rompió los ratings de audiencia y asimismo ranqueó la popularidad de esta chica. “La Yasbell del programa es un personaje: una mujer con fuerza, seguridad y personalidad. Esto responde a un esquema con un buen diseño de imagen, además de la dirección de Manolito Ortega. Aunque también pongo de mí”, revela esta actriz mientras muestra una sonrisa con toques metálicos.


article_photo


Entonces habla de sus brackets con desinhibición, de su feminidad y de la inconformidad con sus piernas, a pesar de la belleza casi absoluta de esta parte de su cuerpo.


“En el día a día soy de jeans y zapatos pegados al piso, pero Sonando en Cuba no era ni el lugar ni el momento para ese estilo.


Desde el inicio concebí mi imagen a partir de la elegancia y no del glamour. Tenía idea de la moda y las tendencias, mas mi máximo deseo fue siempre sentirme admirada de alguna forma por el público.”


article_photo


“Al principio recibí críticas. Me decían que los trajes eran too much”, comenta con gracia. “Al final los convencí de que no vestía de quinceañera o de novia, sino para una ocasión y un escenario que te traga. Un teatro es diferente a un set o estudio de grabación.


Ahora mismo me estoy preparando para la tercera temporada de Sonando en Cuba y eso me hace mucha ilusión. Pronto volveré a una obra de Teatro de la Luna. Necesito crecer y ascender hasta que toque la cima. Para la conquista de mis sueños me puse los tacones más altos y ya comencé a caminar con ellos. ¡Créeme!”

 

0
Comparte este artículo en: