Y para ti, ¿qué es la farándula?

Categorías: Crónicas

por: B. Mass / artista: Gabriel Lara

"Mucho ruido y pocas nueces" ─me dice una amiga abogada que ocupa demasiado tiempo entre leyes como para saber el significado de P.M.M. o tararear la canción de moda. Desde su punto de vista, el reggaetón no es música y la farándula nada tiene que ver con el arte. Pero mi amiga tiene veintiséis años, adora el jazz y cree que la Fábrica de Arte es el mejor lugar de La Habana... No entiendo entonces por qué se ofende cuando le digo que ella también es farándula, aunque no quiera.

La gente se ha empeñado en satanizar la palabra, reducirla hasta la mínima expresión y clasificarnos radicalmente por nuestros gustos musicales, cinematográficos o forma de vestir. Y, modestamente, I disagree.

Una persona es mucho más que su lista de reproducción y su closet de ropa. No podemos juzgar a nadie solamente por su agenda de fin de semana, aunque no deje de ser un termómetro inestimable si de consumo cultural se trata; pero en un país donde planificar un sábado con los amigos puede darte dolor de cabeza, pensar de ese modo es, cuando menos, superficial.

Somos también producto de una cultura que nos mueve y nos distingue en cualquier rincón del mundo. Es cierto, existe la música de poca factura, como existen los malos guiones, la repetición informativa o las construcciones chapuceras. La mediocridad y la falta de talento (que pueden colarse donde sea) tienen que ver con la ausencia personal de una capacidad o aptitud determinada. Defender y promover el mal gusto es tan detestable como fabricarlo.

Pero eso no quiere decir que paguen justos por pecadores. Muchas veces hay propuestas novedosas que quedan solapadas debajo de los estereotipos. Yo, en lo personal, quiero un país donde quepamos todos con nuestras preferencias y diversidades. Además, seamos francos, los comunes mortales necesitamos tirar un cable a tierra, desestresarnos de vez en cuando y para eso sirve lo mismo un rock and roll que libere las tensiones como un ballet clásico que te relaje la mente. Es una cuestión de gustos, nada más.

Que la farándula es solo brillo y lentejuelas es un mito. Hay farándula en las artes plásticas, en la literatura, en la política, en la calle, en todas partes. Más allá de la élite, de lo exclusivo, lo popular es también farandulero. Mi abuela que moría por Marc Anthony, mi amiga que sabe de memoria las canciones de Ray Charles y mis vecinos que no encuentran otra forma de vivir un domingo sin Havana D’ Primera; todos, al final, somos y vivimos la farándula a todo color. ¿No te parece?

1
Comparte este artículo en: