Una cámara en el público

Categorías: Fotografía

por: Ariel Montenegro / fotos: Iván Soca Pascual

Iván Soca Pascual es, sencillamente, un testigo perenne, un fanático de la música, un entusiasta integrante del público. Su peculiaridad radica en que, mientras la mayoría observamos el movimiento, el congela los instantes con su cámara y deja para la historia fotos tan grandes como las canciones mismas de aquellos a los que retrata.


article_photo


Por delante de su lente han pasado desde Silvio Rodríguez, Rick Wakeman y Sting, hasta Descemer Bueno, Carlos Varela y Rochy. Dice que esa suerte se debe, ante todo, a la amistad: “Como me enrolo desde la amistad, participo incluso en la concepción y el diseño de los espectáculos. Así me pasaba con amigos como Santiago Feliú, que me contaba días antes de los conciertos sobre los temas a cantar, el diseño de luces, los arreglos. Me permitía hasta sugerir ideas”. 


article_photo


Este hombre pequeño, de verbo pausado y andar nervioso tiene en su haber fotografías icónicas como la de Silvio de espaldas bajo un aguacero, Juan Formell firmando la mano de una fanática, Sting con una bandera cubana o René Pérez, de Calle 13, mirando a la Plaza de la Revolución; pero no es un elitista. Se le puede encontrar también en una biblioteca pública de La Habana Vieja con cualquier joven trovador que aún no sepa ni afinar bien la guitarra.


article_photo


Sus fotos, a pesar de estar subordinadas a la presentación de otro artista, tienen una visión mística, capturan también el contexto, el hecho cultural. Afirma que “para captar una sensación en una imagen hay que vibrar en la misma frecuencia del espectáculo; ser un invitado y no parte del equipo de trabajo del músico, te permite verlo como lo hace alguien común del público”.


article_photo


0
Comparte este artículo en: