Sweet Lizzy Project. Otra música joven de Cuba

Categorías: Banda novel / Música

por: Yeneily García / fotos: Ronin Novoa

Con un sonido que recuerda más a una de las bandas de indie folk y pop alternativo que se cuentan por docenas en los bares de Estados Unidos, que a las que estamos acostumbrados a ver y a escuchar en la escena nacional, los músicos de Sweet Lizzy Project –la mayoría autodidactas– atrapan al oído con una cadencia a la que da el toque distintivo la voz de Lisset Díaz, “Lizzy”: cálida, reflexiva y poderosa. No por gusto cuando la vimos por primera vez interpretando canciones de AmyWinehouse (y luciendo casi idéntica a ella) nos llamó tanto la atención.

El dueto con Miguel Comas –director y guitarrista– fue el origen del proyecto, que en sus inicios llevó solo el nombre de la cantante, y fue el punto de partida para la creación de la banda, nominada en el Cubadisco 2013.

"Grabamos un primer disco, The Beginning, y para tocarlo en vivo reunimos a músicos de diferentes entornos y grupos, que tuvieran afinidad con lo que hacíamos", nos contó Lizzy.

A partir de ahí Sweet Lizzy Project quedó completo con Víctor Manuel Ponce de León en el bajo, Ángel Luis Millet en la batería, Leonardo Rehuel en la segunda guitarra y Yanet Moreira en el cello, para dar un toque distintivo al conjunto, que ya prepara un nuevo disco, el primero con este formato.


article_photo


“Tocamos música en inglés porque es la que nos gusta, la que escuchamos, pero la nuestra es cubana, porque le incorporamos elementos de donde vivimos y creamos, no podemos evitarlo”.

0
Comparte este artículo en: