Que Juan sea Juana, y viceversa

Categorías: Especiales

por: Laura Rodríguez / fotos: Internet , Joyme Cuan

Ramón Silverio, director del Centro Cultural El Mejunje en Villa Clara, es otro de los que lucha por el respeto a la identidad de género en las escuelas cubanas, tema principal de la 10 Jornada contra la Homofobia y la Transfobia, y a favor de las diferencias.


article_photo


"Esta es una campaña necesaria, aunque no creo que se logre el cambio en un año. Primeramente, hay que sensibilizar, familiarizar a los maestros y maestras en ese sentido. También a la familia".


"A veces, aunque alguien pueda decir que no, el acoso escolar existe, sobre todo, en las niñas y los niños que aún no tienen una definición de género. Se convierten en la burla de la escuela muchas veces en complicidad con los propios profesores y del personal que tiene que ver con la disciplina", afirma.


article_photo


«Hay mucho por hacer. Creo que cualquier gay o lesbiana puede hablar de sus historias amargas y desgarradoras de esa etapa. De hecho, hay quien ha abandonado las escuelas porque le han hecho la vida allí insoportable. También los hay que han optado por el suicidio porque no pueden aguantar el peso que la sociedad les impone".


Silverio también considera importante realizar campañas promocionales en las que se vean reflejados todos y todas, y que sea respetado en diversos centros el discurso de género por un tratamiento más inclusivo.


article_photo


Mariela Castro decía algo muy interesante: "que sueña con una escuela donde llegue un niño que se llame Juan y diga que quiere ser Juana, y que se vista con el uniforme que desea, o que ocurra a la inversa. El Mejunje ha tenido una influencia sobre una ciudad. Los que hoy tienen hijos y los traen aquí, están educándolos en la diversidad, en hacerles entender desde tempranas edades que todos y todas somos iguales".

0
Comparte este artículo en: