Padura responde a VISTAR

Categorías: Literatura

por: Yeneily García / fotos: Héctor Garrido

  

article_photo


   Hay quienes le echan la culpa a la “paduramanía” que se ha extendido por toda Cuba, otros -más allá de modas para falsos intelectuales- reconocen al tremendo escritor que existe detrás del fenómeno. El hecho es que Leonardo Padura, Premio Nacional de Literatura 2012, fue el escritor más buscado de la 24 Feria Internacional del Libro, en parte porque la edición cubana de su novela Herejes se convirtió en el Holandés Errante de nuestra propia película de piratas.

   En su casa de Mantilla, café mediante, el creador de Mario Conde respondió con un sincero “no sé” a nuestras preguntas sobre el destino de los ejemplares de la obra, publicada en Cuba por Ediciones Unión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, con la anuencia del sello español Tusquets, que además actúa como agente del cubano.

   VISTAR se puso en contacto con Unión, pero la respuesta fue que la distribución corre a cargo del Instituto del Libro, que bien se sabe todavía está en plena Feria, ahora en el resto del país.

   La que sí tuvo presencia y una alta tirada que bastó para que los “padurólogos” no suspiraran ante el temido “se acabó”, fue la reedición por Extramuros de El alma en el terreno, compendio de entrevistas que Padura realizó en coautoría con el periodista cubano Raúl Arce. Del lobo un pelo, dirán algunos.

   Sin embargo, los fanáticos de Mario Conde, el protagonista de Las Cuatro Estaciones y también de Herejes, no se conforman, y esperan que pronto se pueda encontrar, aunque fugaz, algún volumen en librerías.

   Quizá de algo sirva la noticia de que pronto se podrá ver al Conde desde la pantalla grande y en la piel de Jorge Perugorría.

Serán cuatro las películas hasta el momento, nos confirmó Padura, y el director será el joven español Félix Viscarret, quien llega a esta producción con dos premios Goya bajo el cinto.

 

Herejes se convirtió en la novela más buscada de esta 24 Feria del Libro…


    “La editorial española Tusquets siempre da un permiso especial para que se haga una publicación en Cuba sin pagar derechos de autor porque yo insisto mucho en la posibilidad de que la gente de mi país pueda leer mis libros y hasta ahora, desde Máscaras hacia acá, con todas mis novelas lo hemos conseguido.”

   “Herejes se debió haber publicado más o menos en agosto, fue lo que se planificó, incluso el pie de imprenta dice: agosto de 2014, pero no estuvo listo todo hasta dos semanas antes de la Feria. Se terminó de imprimir un miércoles, y me llamaron para presentarlo un sábado, y luego hicimos otra en la Casa de la Cultura de Arroyo Naranjo.

   “Esta es una edición que parece ser - digo parece porque nunca se sabe-  de cuatro mil ejemplares, muy mal hecha. Todas las portadas tienen un color distinto, la caja del libro está corrida, mal cortada, mal impresa, casi se une el texto en el centro y hay que abrirlo mucho, con el riesgo de que se pueda partir y desprender. Es un libro que en ninguna otra parte del mundo circularía, no pasaría ningún control del calidad, pero en medio de nuestras carencias es preferible eso que nada, de todas maneras creo que hay una responsabilidad por parte de la imprenta de haber utilizado un buen material para hacer un mal producto.

   “Hicimos estas dos presentaciones, se vendieron una gran cantidad de ejemplares, pero ahora no sé cuál será el destino de los demás, no sé si irá a librerías, si se hará alguna otra presentación, si se llevarán algunos a provincia.”

   “Siempre pasa lo mismo, el libro sale y queda una gran cantidad de lectores sin el él, lo que crea una insatisfacción y me crea a mí un problema, porque todos me preguntan dónde puedo conseguir el libro y entonces hay dos respuestas posibles: en las librerías de Madrid, y no sé, porque realmente es un sistema de distribución y promoción de literatura muy extraño. Cuando un libro tiene una alta demanda no hay una respuesta editorial y comercial en respuesta.”

   “Por eso le decía a alguien que en mis presentaciones siempre hay mucha tensión, es muy difícil hacerlas porque las personas que están saben que tienen que salir corriendo a comprarlo porque corren el peligro de escuchar la frase más temida por los cubanos en los últimos 55 años: se acabó.”

 

   Lo que nunca falta en sus presentaciones son las multitudes. ¿Cómo lidia usted con eso?


    “Es muy difícil, hago las presentaciones porque es parte del acto formal, hemos incluso ensayado vender primero y hablar después, entonces la gente se pone ansiosa porque creen que se van a acabar las firmas.”

   “La solución sería que hubiera muchos ejemplares para que todas las personas pudieran comprarlo. Hace unos años cuando salió la reedición de El hombre que amaba a los perros llevaron mil ejemplares, casi todo el mundo se llevó el suyo, yo firmé 800 y realmente donde se puso complicada la cosa fue en la firma, porque todos querían ser los primeros y no hacer la cola.

   “Estos problemas con los lectores y su ansiedad, quisieran tenerlos todos los escritores y los editores, sobre todo por ser capaz de vender mil ejemplares de un libro de muchas páginas, por momentos duros de leer, porque yo fuerzo bastante la literatura.

 

De seguro ha escuchado que tiene por ahí una legión de padurológos que buscan cuanto publica…


    “He oído de todo. La paduramanía, los padurólogos. Está pasando algo que me produce una gran satisfacción, que es recibir una gran recompensa, por el trabajo de estos años y el tiempo que pasé escribiendo.”

   “Herejes fue uno muy difícil de escribir, tuve que hacer una investigación muy complicada, el mundo de la cultura y la religión judías es muy peculiar, tuve que estudiar la obra y la época de Rembrandt, la técnica pictórica para poder hablar sobre lo que quería hacer este joven judío pintor que se acerca al gran artista holandés, y fue muy difícil, y te digo que hay una grata recompensa porque no solo en Cuba, sino en otros países, ya mis libros van llegando a una mayor cantidad de lectores. Se siguen editando, publicando y vendiendo, incluso las primeras de la serie de Mario Conde.”

   “Eso es satisfactorio, es tener la seguridad de han valido para algo todas esas horas que uno se mete sentado ahí en una silla a veces con dolor de columna, sin saber exactamente a donde va lo que uno está escribiendo, si está bien hecho o no, con dudas, tratando de encontrar la mejor manera de contar, a fin de cuentas el gran desafío de la literatura: encontrar la mejor manera de decir lo que pretendes contar.”

 

En Herejes se ve a un Conde más cínico, envejecido…


    “Sí, Conde ha envejecido, ya tiene alrededor de 50 años y el paso de los años físicos y mentales lo ha ido afectando. Ahora en Herejes tiene 55, y se puede ver la huella del paso de los años. La novela que he empezado a escribir ahora empieza con Conde mirado el almanaque del año en que cumple los 60, va envejeciendo y se va haciendo más melancólico, más desencantado, más cínico, porque creo que es un proceso vital que tenemos los seres humanos de alguna forma y porque también la sociedad que nos rodea muchas veces no nos da la respuesta más satisfactoria a nuestras necesidades. Hablo en sentido general, no solo de la sociedad cubana. Uno pasa más trabajo para encontrar razones para sentir un gran optimismo.”

“Todo eso trata de reflejarlo Mario Conde y trata de entenderlo. En esta novela un proceso fundamental es el acercamiento de Conde al mundo de las tribus urbanas habaneras, especialmente la de los emos, que se reúnen en la calle G. La primera reacción de un hombre de 50 y tantos años es de incomprensión y un alto grado de rechazo. Esto es lo primero que siente Conde y en todo el proceso de la historia, va comenzando a entender la actitud de estos jóvenes y si bien sus convicciones no cambian, ni él se convierte en emo, por lo menos entiende, tiene la capacidad, y eso es muy importante en el personaje, y es muy importante en toda la sociedad: que tengamos la capacidad de entender al otro y comprender sus motivaciones.”

 

Y ese Conde, ya entrañable para muchos, con tantos matices, ¿Cómo se traducirá a la pantalla grande?


    “Esa es una pregunta que yo también me hago. Estamos en un punto en el que estamos discutiendo ahora con los productores españoles, alemanes, y los cubanos, determinados aspectos de los guiones de las futuras películas de Mario Conde. Discusiones que tienen que ver con elementos dramáticos y de contenido, ya son ajustes finales.”

   “El trabajo de escritura de los guiones lo hemos hecho Lucía (López Coll), mi esposa, y yo. Mejor dicho, lo ha hecho Lucía y he participado yo. Ella es más responsable que yo para este trabajo primero porque es una persona que ha tenido más relación con el cine, trabajó en la Fílmica de las FAR; y segundo porque puede tener una visión más crítica que yo con respecto a mis propias novelas. Me ha sido muy útil darle las riendas de mi trabajo y yo participar con ella.”

   “Ha sido un traslado muy complicado, de una literatura en la cual la palabra es más importante que la acción, y cuando tratas de escribir los guiones de estas novelas para llevarlas al cine, te das cuenta hasta qué punto son aparentemente cinematográficas, y hasta donde no lo son.”

   “Son muy literarias, porque casi todo lo que ocurre, pasa en la cabeza de Conde, en el pensamiento, en el carácter, y hay muy poca acción, y es dificilísimo el traslado a una película que debe llegar a un gran público y debe tener una cierta característica de un producto audiovisual competitivo. En un mundo donde se hacen tantos thrillers, tantas series policiales, hemos tratado de conservar el espíritu de las novelas, y el espíritu de Conde, hemos tratado de hacer variaciones no esenciales, siguen siendo las mismas novelas en cada uno de los casos.”

   “Hemos tenido que discutir mucho con los productores, el director, y entre nosotros mismos para conservar eso, y creo que con una buena dirección lo vamos a lograr. En estos momentos quien va a asumir el trabajo de las 4 películas es un joven director español que nos parece muy capaz y que se llama Félix Viscarret, y el papel principal será para Jorge Perugorría, quien desde hace años ha vivido cercano a la posibilidad de hacer Conde y parece que por fin, ya llegó el momento.”

   “Recientemente trabajamos juntos en Regreso a Ítaca, que aún no se ha puesto en Cuba, y el personaje que escribimos y le propuse a Laurent Cantet para Pichi es de alguna forma el adelanto de lo que pudiera ser Conde a pesar de que son dos personajes distintos. Conde es un romántico soñador y el personaje de Eddy –en Regreso…- es un pragmático oportunista. Pero en la expresión, en la gestualidad, en el carácter muy cubano, fue como un ensayo general de lo que pudiera ser Mario Conde.”

   “Creo que esta es una de las grandes actuaciones de Pichi, y más temprano que tarde espero que Regreso a Ítaca se vea en Cuba, y que los espectadores cubanos tengan el placer de ver esta historia, que es tan suya. Por supuesto, seguida por las cuatro películas de Conde.”

 

  

 

1
Comparte este artículo en: