¿Música para ver? ¡Y para comprar!

Categorías: Música

por: Alejandro Rojas / fotos: Internet

Todo está cambiando, y no hablo de Cuba porque, aunque no lo creamos, hay otras cosas que cambian. La música, por ejemplo, es una de ellas y, más importante aún, es a la que me quiero referir ahora.


Algunos incrédulos dirán que no hay nada que cambiar en la música, que las notas ya están inventadas y lo que queda es organizarlas — o regarlas, como se pueda para hacer algo, como mínimo que pegue — para que trasciendan.


article_photo


¡La música se ha adaptado! Pregúntenle a Beyoncé, quien nos ha traído un álbum visual, traduzco, igual cantidad de canciones que de videos, donde el sonido, de una calidad digna de la Queen Bee, se complementa con una producción audiovisual no menos digna y, gracias a ella, la Limonada nunca ha sido la misma, si saben a lo que me refiero.


Pero antes de ella estuvo Justin Bieber con la idea, que no es relevante por el hecho de que haya muchos videoclips de la misma producción musical, sino porque todos se complementan, y tienen un rol importante en el concepto de ventas, en la forma de consumir el álbum.


article_photo



Hablando de ventas, ¿han pensado alguna vez en lo fácil que es que crezcan los ingresos por la venta de un disco, o más simple aún, de un single gracias a las tecnologías?


Imagínate que tu artista nacional favorito, llamémosle X, tiene una nueva canción, y la lleva en estreno mundial al programa Y, de la emisora Z; todo hipotético para no herir susceptibilidades. ¿Cómo consigues el tema si no es para distribuirlo entre los oyentes, solo para radiarlo?


Respuesta 1: Esperar a que salga en el Paquete.


Respuesta 2: Hacerle Shazam mientras la ponen y luego descargarla por 0.99 en la tienda de iTunes.


Respuesta 3: Entrar a la página de Facebook del artista, y obtener el single gratis haciendo la pre orden del álbum completo.


Respuesta 4: ¿De qué hablabas en la dos y la tres?   


Las respuestas dos y tres son, efectivamente, una película de ciencia ficción con espadas de láser y naves espaciales invisibles para la mayoría de los cubanos. Sin embargo, es la realidad imperante en casi todo el mundo.


article_photo



iTunes, la tienda de canciones de Apple, vende todo, o casi todo, lo que merezca la pena ser comprado, hablando de música a nivel mundial.


Shazam, es una aplicación que reconoce lo que estás escuchando. Te dice cómo comprarla, y si eres de los que gusta del Karaoke hasta la letra te la enseña.


Facebook, —que no solo sirve para comunicarnos con amigos y chismear en el mejor de los casos—se ubica como una de las punteras para el mercadeo no solo sonoro, sino de todas las marcas para llegar a un público siempre conectado, que opina y comparte, da “Like” y ahora hasta “Me Encanta”.


article_photo


Estas herramientas, aun muy lejanas para la mayoría de los cubanos, son estrategias que se pudieran adoptar. ¿Quién se imagina el éxito del mismo álbum que X fue a promover, cuando se pueda comprar al momento, o averiguar dónde conseguirlo?


Faltan muchas cosas por cambiar, ahora sí hablo de Cuba, pero no podemos perder de vista algunas tendencias que surgen en el mundo que nos rodea. Así, un día, cuando sea necesario encender los bombillos con las buenas ideas, no tendremos que buscar un culpable; no habrá que acusar a las patrullas clips por apagar todo, en la hora pico.

0
Comparte este artículo en: