Las segundas intenciones de Chanel

Categorías: Especiales

por: Dairon Bermúdez / fotos: Internet


article_photo


    Posiblemente sea el Prado habanero donde ocurra el desfile de la colección Crucero 2016, de Chanel. La solicitud de ese lugar, resultó uno de los motivos de la llegada a la capital -hace unas semanas- de un representante de la maison francesa, quien también valoró otros escenarios de la urbe. Mas fue el gran paseo el de mayor atractivo para el visitante.

     Varios meses separan estos días del acontecimiento que mantiene en vilo a miles en la Isla, al tiempo que genera muchas expectativas. ¿Seleccionará Karl Lagerfeld a alguna modelo cubana para la pasarela? ¿Buscará su inspiración para las creaciones en el pasado o el presente de la nación? ¿El espectáculo será de acceso público o estará reservado a unas cuantas celebrities como es de costumbre? ¿Motivará este suceso la reaparición de la top model inglesa Cara Delevingne, luego de varios meses de retiro, para formar parte de esta historia?


article_photo


     Interrogantes abiertas aún, pero en las que ya indagan los grandes medios. Otros, de miradas previsoras, centran sus análisis del hecho en enfoques económicos. Así lo hizo un artículo del diario español El País. En la publicación ibérica, la periodista Ángeles Caballero reconoce que: (…) “existe una dinámica social innegable que se repite de forma casi matemática: allí donde se abren las economías, donde la transición de un modelo de sociedad a otro da sus primeros pasos, la industria de la moda (o más bien, del lujo) se apresura a instalarse”.

   "Las puertas acaban de abrirse y Cuba se ha convertido en una carrera por ver quién llega antes. Y más lejos. Antes estuvo LVMH, el conglomerado dueño de emblemas de la moda como Louis Vuitton, Givenchy o Céline”.


article_photo


     Para Chanel, es este un paso primigenio para tantear el terreno y plantar una semilla que probablemente florezca en forma de tiendas y vallas publicitarias. No es nuevo; antes de Cuba, LVMH estuvo en Corea del Sur, Mongolia o Kazajstán, asegura Caballero.

     De cualquier manera, ya inició la cuenta regresiva hacia del tres de mayo próximo, cuando La Habana reciba al káiser de la moda: Karl Lagerfeld, quien quizás salude al pueblo cubano de la mano del pequeño modelo de seis años, Hudson Kroenig, como ya es habitual desde el 2010.


article_photo

 

   Entonces, una legión de celebridades ataviadas con carísimos vestidos y rodeadas de flashes, aterrizará aquí para contemplar ¿qué tiene que decir la casa de moda francesa más exquisita del mundo?

 article_photo


0
Comparte este artículo en: