Imperio: El transformista es la exageración del artista

Categorías: Invitados

por: José Ernesto González Mosquera / fotos: Alejandro Alfonso

article_photo


Para presentarles a este artista no puedo hablar de Abraham Bueno, aunque ese sea su nombre. Como no pudo ser actor, el transformismo le abrió las puertas para expresar lo que sentía. Ha evolucionado. Fue Tanya o Ania, en honor a las dos cantantes cubanas. Pero ahora le toca a él marcar tendencia: Imperio.



“La gente piensa que es por los imperios o por Imperio Argentina. Fue un homenaje a Voltus V, un dibujo animado que vio mi generación, con un robot que se armaba y desarmaba. En mis inicios, le pedí al que cocía mis vestidos que me hiciera un vestuario que se desarmara”.


article_photo


¿Fue difícil lograr la aceptación?

Lo fue. Si te cogían con el maletín te lo decomisaban, no podías vestirte de mujer. Gracias a Dios, al CENESEX y a Mariela Castro, ya está dignificado el arte del transformismo. Mi lanzamiento fue en una casa. Los vecinos se preguntaban qué sucedía allí que siempre se cerraban las puertas y ventanas y se escuchaban gritos de ¡Bravo! Eso fue en el barrio de La Güinera.

Se nos acercó una mujer del Poder Popular, muy adelantada para su época, que atendía las microbrigadas. Nos propuso hacer nuestro show los fines de semana, para los microbrigadistas. Para ser un barrio marginal, fue sorprendente cómo ellos se divertían con nosotros”.


article_photo


¿Cómo construyes cada personaje, cada espectáculo?

Un buen dato para montar una canción es que se me pegue fácil. No ensayo. Cierro mis ojos y la voy construyendo. Cuando la tengo en mi mente la muestro solo una vez. Uno de mis números famosos es el del maniquí de la canción Muere el amor. Ese llevó preparación física.

Cuando lo hice en la primera gala contra la homofobia, en el ensayo no se logró el número. Salió en el escenario, con el público. Soy muy celoso con mi personaje, no como en otros países donde es común que el transformista se parezca físicamente al artista que imita. Tengo un personaje propio, pero intento que el vestuario sea parecido al referente de la música”.


article_photo



¿Ha evolucionado el arte del transformismo en Cuba?


“Ha evolucionado si se tiene en cuenta que ya es permitido e, incluso, algunos ya tenemos empresa, Caricato. Hablando de los jóvenes, como mismo me dediqué en mis inicios a imitar artistas, ahora soy su modelo. Las tendencias internacionales no les importan mucho. Si escojo una canción, debe ser buena, y muchos quieren hacerla. Eso me favorece”.

“Sigue siendo un circuito cerrado de presentaciones. Se trabaja en los lugares autorizados para este tipo de espectáculo. Las Vegas, todos los días, es la casa, es el santuario. Empezamos allí hace 8 años, solo Margot y yo. Y hoy los shows son todos los días”. Leer más.

0
Comparte este artículo en: