Imanol Arias: En Cuba descubrí el cine

Categorías: Audiovisual

por: Roylan Pardo / fotos: Internet , Pablo Méndez

La historia de la filmografía cubana está marcada también por las colaboraciones con España. En el año 1982 el realizador Humberto Solás sacó la película Cecilia donde por vez primera se estrenaba como actor el español Imanol Arias.


De visita por estos días, a propósito de las jornadas del Festival Internacional de Cine de Gibara, VISTAR conversó en exclusiva con él.


article_photo


Humberto Solás y Cuba marcaron un momento importante dentro de su vida personal y profesional. ¿Cómo fue conocer a este director de cine y acceder a rodar esta cinta en La Habana?

Conocí a Cuba en un viaje de aprendizaje e inicio de una nueva vida. A mí me tocó con 24 años, los cumplí en La Habana, hacer mi primera película y abrir toda una etapa dedicada al cine, sus perspectivas y códigos. La primera vez siempre es muy importante y puede ser trascendente sobre todo si te enseña y te coloca donde quieres vivir, que en mi caso es en el cine.


En esta experiencia de trabajo pudo compartir con una gran mujer del cine cubano: Deysi Granados. ¿Cómo fue? ¿Qué recuerda?


Había grandes mujeres y tres generaciones, la gran Raquel Revuelta, Eslinda Nuñez y por supuesto mi pareja en los roles, Deysi Granados, quien sintetiza la fuerza, el talento, la pasión y el conocimiento.


Deysi fue mi hermana de vida, en un momento importante de transición hacia el nuevo cine cubano, después vinieron otras películas como Se permuta o Fresa y Chocolate.


article_photo



Vivió casi dos años en Cuba. ¿Tenía referencias de nuestro país? ¿Qué le queda de ese tiempo?

Yo era muy joven, era la primera vez que salía volando del país, no tenía ni idea de lo que iba a encontrar. No imaginaba la belleza de la ciudad dentro de su humildad.


A mí me sorprendió el talento, la cultura del pueblo cubano y su capacidad directa de llegar al corazón. Yo me enamoré de verdad y en estos casi 37 años mi relación ha tenido que ver con mi amor con el pueblo y el cine cubano.


article_photo


Estamos en Gibara, un sitio que amó Humberto y en el que encontró el escenario de muchas de sus películas. ¿Qué significa para usted el nombre de Humberto Solás?

Él fue mi padre en muchos sentidos, me educó, me enseñó que hay que entender y mirar bien antes de juzgar y que el arte sujeto a una técnica y al conocimiento produce obras de mayor envergadura.


Fue casi premonitorio, tenía una enorme capacidad de visualizar, me trazó una agenda de mi vida que se ha ido cumpliendo hasta hace unos años casi sistemáticamente, desde mi proyección en el cine más allá de España, he tenido una proyección en Latinoamérica a través de numerosos rodajes, hice teatro durante más de un año en Buenos Aires y me siento privilegiado de haber conseguido un oficio en el que Humberto, sin dudas, ha dejado su huella.


0
Comparte este artículo en: