Gente D' Zona; líderes del Reggaetón

Categorías: En portada

por: Lourdes García / fotos: Luis Mario Gell, Ronin Novoa

article_photo


 Alexander. Ícono del Reggaetón

      Son las ocho de la noche y nos encontramos –luego de varios intentos-, en los Estudios Abdala de La Habana. En medio de una intensa jornada de grabación, puedo reconocer algunos beats que suenan detrás y que serán, sin dudas, los próximos éxitos de la música latina.

      Muchos artistas esperan detrás de la puerta para mostrarle a Alexander Delgado, líder del fenómeno más mediático e internacional de los últimos tiempos, algunos temas para posibles colaboraciones.    Nosotros, aguardamos el momento justo para acercarnos y conversar con este exponente urbano que desde hace más de diez años resulta la matriz creativa de Gente D' Zona, uno de los teams de reggaetón más famosos dentro y fuera de la Isla.

      Su apretada agenda solo nos cede 20 minutos iniciales, que luego se transforman en dos horas de confesiones, porque es imposible sintetizar un camino que comenzó hace más una década en Alamar, y que ha tocado cima con la obtención de tres Premios Grammy Latinos, por solo citar algunos lauros.

       “Mi manera de hacer música definitivamente ha cambiado con los años. Yo comencé en los Festivales de Rap de Alamar, pero siempre me interesé por la música comercial, quería deslindarme de esos discursos políticos, sociales y raciales que permanecían en el hip-hop de aquellos años. En mi caso, siempre me gustó tocar temas de amor y cosas cotidianas, pero con un toque popular que permitiera a las personas recibir el mensaje y a la vez, bailarlo”, dice en exclusiva a nuestra revista uno de los causantes de que el single “Bailando”, -lanzado hace casi dos años por Enrique Iglesias, Descemer Bueno y su compañero Randy Malcom-, sea el primer video latino en ubicarse entre los cinco más vistos en la historia de YouTube con más de mil millones de reproducciones.


article_photo


       De su sello distintivo –mezcla de tumbaos a piano y los beats del género urbano-, se apropió cuando apostó por el reggaetón desde una clara postura hacia la imbricación de los sonidos de Cuba y del mundo. “Siempre traté de buscar una identidad y hacer algo nuevo con la música popular cubana. Soy fanático de Los Van Van, de La Charanga Habanera y de Elito Revé; y ciertamente mis influencias fueron esas. Tomé la sonoridad de la Isla y mezclé esas bases con el reggaetón que había surgido en Panamá e internacionalizado en Puerto Rico. A todo eso le puse mi proyección escénica, cosas muy particulares como el movimiento de la cabeza y mi voz inusual, así fui caminando junto a Gente D' Zona”.

       Durante una década, los jóvenes cubanos conocieron de esta agrupación bajo el binomio de Jacob Forever y Alexander, quienes pegaron temas como “El Animal”, “Yo te enseñé”, “Soñé”, “Le gustan los artistas”, entre otros tantos. Sin embargo, en el año 2013, la dupla que cautivó a sus seguidores por mucho tiempo, cambió nómina con la salida de Jacob Forever y del DJ Nando Pro. Con estas despedidas, inició la etapa de Randy Malcom dentro del team Gente D' Zona.

     “Ningún momento fue más oscuro que cuando me separé de Jacob y Nando. Nunca esperé que eso sucediera y sinceramente creo que fue el momento más triste de mi carrera, pero ese instante marcó el amanecer más grande que he tenido”, explica con total sinceridad este ícono que asegura sentirse alentado y retado por la competencia constante.

     “Luego de tantos logros y en medio de una industria muy acelerada, nosotros vivimos la competencia de una manera diferente, más diplomática. La diferencia entre retarse en Cuba y en el extranjero, es que los que defienden el reggaetón acá, compiten de una forma que degrada nuestro género. En estos momentos no soy partidario de lo que está sucediendo en la Isla y aunque respeto el trabajo de cada cual, pienso que existe mucha ignorancia a la hora de enfrentarse a sus iguales. Competir no es ofender, no es decir públicamente lo que piensas; competir es trabajar con calidad, perfeccionar tu música sin mirar a otros, rechazar la agresividad y las groserías en los mensajes y superarte constantemente. En este sentido Gente D' Zona vive ahora una experiencia distinta, porque tenemos que batirnos con artistas internacionales muy reconocidos, compartir con ellos, grabar juntos y competir de una manera más diplomática, pero provechosa”.


article_photo


      El hijo de Marilú, -como lo conocen algunos en Alamar-, ha logrado grabar con varios de los músicos más queridos en el orbe. Nombres como Enrique Iglesias, Pitbull, Chino & Nacho y el boricua Marc Anthony, se incluyen en una lista que en menos de dos años, ha potenciado la carrera de El Monarca y Randy Malcom, este último pieza clave e ingrediente esencial dentro del éxito meteórico de Gente D' Zona.

       “Para mí significa muchísimo que artistas como estos hayan decidido apoyar la trayectoria de Gente D' Zona. Es un orgullo que personas que vi cantar en la televisión y seguí durante varios años, confiaran y valoraran mi trabajo. Soy feliz porque he cumplido mis sueños de una manera tan rápida, que a veces no me lo creo. No obstante, trato de mantener los pies en la tierra y ser humilde. Todo proviene del esfuerzo y el sacrificio”, declaró este cantante, que asume el difícil reto de “mantener la música cubana en alto”.

       “Para mí lo más importante está en Cuba. Mi familia, mi barrio, mis primeros seguidores; todo eso me hará regresar siempre. Yo luché por ser popular y representar a una gran masa que ve sus sueños imposibles. Nací humilde, sin posibilidades y con lo justo para sobrevivir, pero ahora me toca demostrar que no hay metas inalcanzables, esa es la prueba que quiero dar”.

       Si de retos se trata, en esta nueva etapa Alexander ha demostrado estar dispuesto a enfrentar cualquier contratiempo por preservar sus concepciones. “Mi principal dificultad en esta nueva industria de los Estados Unidos ha sido mantener mi banda cubana. Me resisto a tocar con otros músicos que no sean los míos, y aunque me cueste un poco más de dinero, me muevo con ellos para todas las giras y conciertos. No concibo dejarlos detrás. Las personas nacen sin nada y el dinero es importante, pero no te define. Cuando empiezas a pensar en el dinero, olvidas lo más importante, que es la calidad de tu trabajo”.

       Sin poner punto final, el líder del llamado team Gozadera, toma unos minutos para regresar al trabajo. La grabación del nuevo disco Visualízate lo ha traído a La Habana para poder permearse de toda la cubanía necesaria. “Tenía que venir a la Isla a terminar el álbum, este es el mejor lugar para ello”, ratificó antes de la primera pausa.


article_photo


Randy Malcom: Cuba una y mil veces

        “Si tuviera que reescribir mi historia, puedes apostar que lo haría de forma idéntica”, confiesa Randy Malcom, ese percusionista devenido cantante, que desde hace dos años pone versatilidad y carisma singular a Gente D' Zona.

      La historia de su vida tiene un matiz diferente. “Hoy no me puedo quejar, pero he pasado mucho trabajo. Vengo de una familia sin muchas posibilidades, vivíamos prácticamente 16 personas en una casa de un cuarto. La música era mi pasión, pero también decidí que sería la manera de sacar a mi familia adelante. Por eso te digo, no me puedo quejar, pero todo ha sido con mucho sacrificio”.

       Sentados dentro de la cabina de grabación me cuenta su historia. Las marcas son claras; primero el Conservatorio Alejandro García Caturla, luego la ENA, más tarde –a los 15 años- agrupaciones como Carlos Manuel y Su Clan y La Charanga Habanera, ese gigante de la música popular bailable, que lo hizo regular durante una década.

      “Cada una de esas etapas marcó mi vida. Trabajar con David Calzado fue una escuela que me abrió las puertas al canto. Mi primera canción escrita junto a Aned Mota fue “Gozando en La Habana”, un himno que removió la nostalgia de los cubanos dentro y fuera de la Isla. Ese primer éxito me hizo darme cuenta de que mi trabajo valía y que podía arriesgarme. Luego vino “La Suerte” y ya en el 2013 en mi última gira con La Charanga, sucedió la separación de Jacob y Alexander. Estaba en Finlandia cuando me llamaron para hacerme la propuesta y a mi regreso a La Habana ya era un hecho”, comenta el integrante del fenómeno musical más aclamado del género urbano en la Isla.

     “Dios te pone las cosas en el camino por una razón, así sucedió con Gente D' Zona y yo decidí apostar por ello. El primer concierto juntos fue un desastre –declara entre risas-, estaba nervioso, fuera de tiempo y no me sabía ninguna canción del repertorio antiguo; pero las cosas fueron saliendo poco a poco, y unos meses después llegó “Bailando”, el tema más importante de mi vida, definitivamente”.

     Resulta curioso escuchar cómo ambos músicos ratifican todo el tiempo la necesidad de “poner los pies en la tierra”. La polémica mediática de los últimos tiempos ha puesto en tela de juicio -en varias ocasiones- el apego de estos reggaetoneros a sus raíces y la humildad en sus palabras. Sin embargo, al conversar con Randy –ambos sentados en el piso y con total franqueza-, me resulta difícil creerlo en una postura diferente. “Soy sencillo, siempre con los mismos amigos de la infancia, esos que me acompañan desde que teníamos los mocos afuera, como digo yo. Disfruto sentarme en una esquina y conversar, los olores de las calles habaneras, la gente, mi familia. El músico que diga que no soñó con obtener un Grammy miente, eso te eleva, es cierto, pero no te cambia a no ser que tú lo permitas”.


article_photo


      “A mí me da pena decirlo a veces, pero me siento feliz de haber logrado lo que tanto soñé. No es solamente una canción, es todo el sacrificio y las horas que dejas detrás de un proyecto, que ahora tiene el reto de mantenerse en una industria muy complicada. No perder tu identidad, esa es la clave”, aseguró este instrumentista que se confiesa músico ante todo, más allá de estilos y géneros.

      Su presencia en Gente D' Zona no deja duda del talento desmedido que posee. Randy resulta un showman natural que define el concepto de versatilidad en cada una de sus presentaciones, aportando su experiencia singular como músico de formación académica. “No dejaré de agradecerle nunca a mi padre su constancia y exigencia con mis estudios. Él fue mi guía y gracias a su disciplina hoy me resulta más fácil enfrentarme a esta gran industria. Si soy perfeccionista también se lo debo a él; pienso que para que la música fluya, todos los demás espacios de tu vida deben estar equilibrados”.

      Entre chistes y anécdotas se va el tiempo. Dice que “Bailando” lo situó por encima de la atmósfera, fue un golpe de velocidad incomparable. “El día que muera en mi tumba debe ponerse el nombre de Enrique Iglesias y Descemer Bueno, porque esta canción me dio todo lo que soñé y más. Siempre supimos que sería importante, pero nunca imaginamos que nuestro hijo se nos iría de la manos”, confiesa emocionado.

        ¿Cuánto extrañas de la Isla?, le pregunto antes de finalizar. “Ufff, todo me ata a Cuba. Estoy en Miami porque la industria se mueve allí, pero siempre escogeré a mis amigos, mi barrio, mi mamá, la gente de la calle. En esta vida hay mil razones para vivir y morir donde se te antoje, pero yo soy de Cuba una y mil veces”.



article_photo


 

   Más que un fenómeno, historia

     Hace más de dos años, pocos hubiesen sido capaces de vaticinar que Gente D' Zona se convertiría en la agrupación cubana encargada de redefinir el status de la música nacional en el mundo y conferirle mucha más visibilidad a los miles de talentos que se mueven por la Isla. En los últimos tiempos, el mítico “Bailando” se colocó como el primer single latino en posicionarse entre los cinco videos más vistos en YouTube y luego “La Gozadera”, tema grabado junto a Marc Anthony, obtuvo el codiciado número uno –simultáneamente- en las listas de Billboard de Latin Airplay, Tropical y Latin Rhythm.

      Asimismo, países como Colombia, Perú, España, Costa Rica, y otros tantísimos, la colocan de primera en sus listas de éxitos, logrando constatar al dúo urbano como uno de los fenómenos contemporáneos más vertiginosos de los últimos tiempos.

       En Cuba, el concierto que ofrecieran durante el mes de agosto demostró su carácter de tsunami entre las masas. Más de 200 mil personas acudieron a recibirlos en el Malecón habanero, para evidenciar que el fenómeno Gente D' Zona echa raíces muy fuertes dentro de la pertenencia y el orgullo de sus seguidores en la Isla.

       “Cuando llegamos al mercado internacional quisimos ubicarnos en lo que se escucha a nivel mundial, sin dejar a un lado nuestra sonoridad. Lo que intento es que cuando suene Gente D' Zona, las personas reconozcan de dónde venimos; primero por las letras y luego por la esencia de nuestra música”, declaró Alexander Delgado, quien también opina que en Cuba las instituciones culturales que los representan, no le dan todo el crédito merecido.

      “Sigo diciendo que mi trabajo en Cuba es clandestino, a pesar de que es internacional. Clandestino porque seguimos recibiendo el mismo tratamiento de hace diez años cuando comenzamos, se difunde poco nuestra música y yo sé los problemas que existen con el género, pero creo que ya queda claro que Gente D' Zona no es el género”, sentencia este líder que vive ahora una nueva alegría con “La Gozadera”, himno de la comunidad latina.


article_photo


       “Siempre digo que “Bailando” es de esas canciones que salen cada diez años, algo único que disfrutamos como muestra colectiva de lo que puede generar el talento. “La Gozadera”, por su parte, constituye el tema que confirma en el mercado el valor de nuestro trabajo. Tenemos un secreto, una misión con nuestro país y es tratar - en los años que nos queden de carrera- de mantener la música cubana en alto y ahora solo nos falta otro Grammy, para constatar que no somos un golpe de suerte”, señaló entre risas El Monarca.

      Ante la afirmación de que “La Gozadera” se proyecta para ser otro “batazo” como dicen los cubanos, Randy sonríe y disfruta el hecho con ilusión. “Queríamos hacer una canción para todos los latinos con la que nos identificaran y fuera Gente D' Zona netamente. Luego entró Marc y nos dijo que quería cantar con nosotros. Imagínate, ¿quién le dice que no a Marc Anthony?”, confiesa entre risas. “Finalmente salió y fue una experiencia maravillosa. “Bailando” es lo mejor que me ha pasado, y Gente D' Zona mi vida”.

       Entre los proyectos que quedan por cumplir, Alexander señala la grabación de un disco en homenaje a Juan Formell, con canciones cantadas al estilo de Gente D' Zona, pero con el toque inigualable de Los Van Van; y en el 2016 iniciarán “una autobiografía que refleje toda la trayectoria del grupo”, anunció en exclusiva.

      Finalmente, ese muchacho que hoy, junto a Randy Malcom, deviene ícono del reggaetón para el mundo, dijo: “A mi tierra todo, porque gracias a ella tengo razones para luchar. Seguimos siendo de aquí, seguimos siendo Gente D' Zona, de barrio, de Cuba”.

0
Comparte este artículo en: