En primera fila, con Alexander Abreu

Categorías: En portada / Música

por: Redacción Vistar / fotos: Ronin Novoa

Este hombre al que llaman “el dios del viento”, que todos los músicos desean como invitado en sus fonogramas, que hace vibrar el alma cuando suena su trompeta y que, sin embargo, se ha hecho más popular cantando que apoyado en la boquilla, nos ha hechizado nuevamente con su música D´Primera… categoría. 

Personaje increíble: una verdadera mole de ritmo, tan amplia en imagen como sonora en espíritu, ocupa uno de los lugares cimeros en la llamada “escena postimba” cubana, donde se lleva las palmas junto a su agrupación Habana D´ Primera, fundada en el 2007.


article_photo


Dos elementos han confluido en el éxito de Alexander Abreu: su experiencia como músico de sesión e integrante de agrupaciones de excelente factura en el país y su estadía en Dinamarca, que le mostró las reglas del mercado en la música.

“Luego de cuatro años en Copenhage −sostuvo−, sentí la necesidad de cantar mis temas, porque te golpea un poco el idioma. Pero en ese momento no hallé a alguien, así que decidí hacerlo yo mismo. Inicialmente fue un juego, y mira en lo que se convirtió”. 

Según nos dijo, la frescura con que realiza sus composiciones tiene un origen común: el trabajo que ha hecho como músico de sesión y el tiempo compartido con diferentes grupos musicales del país. En ese sentido confesó que la experiencia más significativa ha sido con la orquesta de Paulo FG. 

“Fueron siete años de trabajo que comencé con un nivel elemental prácticamente. Trabajar al lado de músicos como Emilio Morales, Juan Manuel Seruto, Julio Montalvo, Yoel Páez, y el propio Paulo fue una gran escuela”, acotó.

Pero antes de convertirse en director de orquesta, Alexander Abreu fue  pedagogo y actor, aunque esto último, ha sido uno de los proyectos más difíciles que debió afrontar, “porque no es lo mismo cantar en un escenario que ser otra persona delante de mucha gente”.

A Siete días en la Habana, corto dirigido por Pablo Trapero, el músico llegó convencido de que nunca le darían el papel. Su “inglés de quinta”, como él mismo refiere, no se ajustaba a las exigencias del personaje que debía hablar el idioma perfectamente.

Con un guion medio repasado entre el spanglish y la improvisación, Alexander Abreu encantó a Trapero al punto de realizar pedir los ajustes necesarios al script para incluirlo en el rodaje. Fue así que el mundo conoció a Fahrer, el excelente trompetista que se ganaba la vida como chofer de taxi.

Pero, ¿dónde está la trompeta de Alexander? Desde su aparición como cantante es un hecho evidente que se resiste al instrumento durante sus presentaciones. “Las personas piensan que he dejado de tocar porque salgo cantando en la orquesta, pero en realidad sigo grabando, haciendo mis trabajos como trompetista, y ahora tengo más”, nos aclaró.

A cinco años de la presentación de su primer disco con Habana D´ Primera, Haciendo Historia, alcanzar un sonido perfecto continúa siendo su meta principal y, aunque estima no haber cumplido el plan aún, considera que la evolución del grupo ha sido increíble, “con una fuerza descomunal”.


article_photo


Cuestionario VISTAR 

  1. Tres artistas preferidos: Arturo Sandoval, Michael Jackson, Quincy Jones
  2. Lo que no toleras de una persona: La traición
  3. Lo que más admiras: La alegría
  4. Ritual antes de salir al escenario: Salgo y ya
  5. Tu mayor enemigo: No lo he conocido
  6. La palabra que más te gusta: Amor
  7. La que más te desagrada: Mentira
  8. Lo más atractivo de una mujer: La capacidad de amar
  9. Lo que nunca harías: Matar
  10. Tu hobby: Manejar
  11. El lugar preferido para relajarte: La casa de la música de Miramar
  12. Lo más atrevido que has hecho: Actuar en el cine
  13. Si te quitaran todo y pudieras quedarte con solo una cosa: Con la música

0
Comparte este artículo en: