El concierto de Chucho Valdés fue pura descarga

Categorías: Conciertos

por: José Ernesto González Mosquera / fotos: Jennifer Romero

Cuando hay talento no se necesita más que un piano y un cenital para llenar un teatro. Bueno, claro está, hay que llamarse Chucho Valdés.


article_photo


En la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana no cabía un alma, salvo aquellos asientos vacíos por las personas que llegaron tarde y se quedaron fuera sin poder pasar.


Lástima por tantos que hubieran dormido allí con tal de llegar temprano y tener la dicha de participar del concierto, y no alcanzaron tickets. Bueno, eso es otra historia. A Chucho no se le puede encasillar. Pura descarga, como él mismo clasificó el concierto, donde no precisó de programa o repertorio preparado.


Su ánimo marcó el ritmo de la noche. “Hice una selección, pero sólo sé que voy a hacer un tema. Si lo repito mañana será diferente. Es la magia de la improvisación”, aseguró, mientras comenzaba con un homenaje a Thelonious Monk, Bud Powell (“In walked Bud”) e Yves Montand (“Hojas muertas”).


article_photo


El ganador de seis premios Grammy y tres Latin Grammy, se paseó con igual soltura por todos los temas. Y volvió a su padre Bebo en “Con poco coco”, a su abuela Doña Caridad Amaro, con el tema homónimo con un final de Rachmaninov “muy a lo Chucho”, o a Coltrane en Giant steps, Gershwin en “Summertime” o Chopin.


Una barbaridad ese concierto de Chucho Valdés, ante un público efusivo que seguía al dedillo cada entrega, cada giro armónico, cada torrente de su mano derecha sobre las teclas del piano en la sala mayor del Coloso de Prado. Y no es un artista distante ni subido en un trono de grandeza. Chucho es un cubano más, con un talento extraordinario para la música; pero con igual sencillez para regalar una versión de “Lágrimas negras” y poner a todo un auditorio a seguirlo a coro y al final, como él merece, despedirlo de pie con una ovación gigante.


article_photo


Apenas este concierto fue la puerta abierta a una serie de presentaciones especiales en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. La semana próxima le toca el turno a otro monstruo que vuelve a su tierra otra vez: Gonzalito Rubalcaba.

0
Comparte este artículo en: