Carlos Martiel regresa a Cuba con sus performances

Categorías: Arte

por: Mary P. Pérez / fotos: Internet

El artista cubano Carlos Martiel, conocido internacionalmente por sus arriesgados performances, realizará el viernes 3 de noviembre en Factoría Habana su próxima exposición.


Fragmentos de memoria es el título de esta muestra con la que el joven, residente en Nueva York, regresa a su isla.



article_photo


Graduado de la Academia de San Alejandro en el año 2009, Martiel ha desarrollado una carrera meteórica. En el 2013, recibió el Premio Arte Laguna en Venecia que le aseguró el apoyo de la crítica a nivel mundial. Desde entonces, es frecuente su participación en prestigiosos eventos como la Bienal de Venecia, así como la obtención de varios premios y residencias entre las que destaca CIFO.  


Lo cierto es que la obra de Martiel es sumamente agresiva. Heredero de la tradición performática de Tania Bruguera, este artista, usa su cuerpo para denunciar problemáticas que parten del hecho de ser negro. Por ello, su piel es mostrada sin pudor en cada una de las acciones que realiza.



article_photo


En ese sentido, Martiel expresa: “El desnudo siempre fue y será para mí una liberación. Desnudarse es quitar filtros, jerarquías de poder, prejuicios en relación al cuerpo propio y al de otros. En un momento inicial fue la vía que tuve para aceptar mi cuerpo en una sociedad que ha estigmatizado al afrodescendiente”, dijo para el sitio Creators.



article_photo


Pero la crítica de este artista va más allá de la racialidad. En su discurso se entretejen otras cuestiones como la migración, la violencia, las relaciones de poder, la memoria y la inconformidad ante sociedades cada vez más injustas. La autoflagelación, el sacrificio, el dolor han sido los métodos a los que ha recurrido para hacerse sentir.


Precisamente, por la solidez de su propuesta y la apelación a nuestra sensibilidad como espectadores, la posibilidad de enfrentarnos directamente a sus acciones es ineludible. Solo resta agradecer a Factoría Habana y, por supuesto, a Carlos Martiel por la excelente oportunidad.


Descarga la edición #44 de VISTAR aquí.

0
Comparte este artículo en: