Brenda Navarrete: Soy todo lo que representa un tambor

Categorías: Invitados

por: Lorena Ferriol / fotos: Titina

Desde los cinco años Brenda Navarrete supo que sería percusionista. El ritmo que marcaban sus manos, cuando escuchaba cualquier nota, era demasiado fuerte para un instrumento que no fuera como ella: toda energía.


Tal vez por eso, cuando entró al Conservatorio Manuel Saumell no lo pensó dos veces para rechazar la flauta y seguir el camino de la percusión hasta, por azar, llegar a los tambores Batá.


article_photo


“Ellos fueron una consecuencia. Estudiaba ya en el Amadeo Roldán y tenía que dar clases en una escuela de Nivel Elemental. A mí me tocó la Paulina Concepción. Yo no tenía ni idea de los Batá, o sea, sabía que existían pero no conocía ningún ritmo…


De momento llego a dar mi clase y me dice uno de los alumnos: profe, ¿usted sabe tocar Batá? Me dio uno; me llevó para el tabloncillo de danza y ahí comenzamos a tocar.


Lo que yo sentí, no lo puedo explicar, fue una conexión tan fuerte que desde ese momento nunca más he podido soltarlos. Y sí, yo toco conga, bongó, timbal, batería un poco, piano, pero sinceramente lo que me ha dado las ganas de hacer, lo que está incluido en mis composiciones, incluso en mi proyección en el escenario son los tambores Batá. Es una fuerza del más allá”, confiesa.


article_photo


Aunque para algunos la percusión es cosa de hombres, Brenda asegura que las mujeres han sabido imponerse, que la han hecho diferente.


El grupo Interactivo formó parte de la artista que hoy es Brenda Navarrete. “Entré a Interactivo sin noción de lo que era el escenario, improvisar, dirigirse a miles de personas que te están mirando. Yo fui integrante desde los 19 años. Me sabía de memoria todos los coros porque me gustaba desde siempre. Entré sin saber desplazarme en el escenario, sin saber bailar, rodeada de grandes músicos”.


Tal vez por ellos, y de forma inconsciente, Brenda hizo suya la pasión por fusionar, por la música que une lo cubano con los ritmos del mundo, para hacerlos diferentes.


article_photo


“Todo lo mezclo con mis raíces… Cuando estoy haciendo algo bailable, me gusta que la gente lo disfrute, tengo que disfrutarlo yo y ver que el público baile, de lo contrario bajo del escenario y los salgo a buscar”, dice entre risas Brenda, quien además de trabajar en su disco Nuevo Mundo, ya tiene su propio grupo, Brenda Navarrete y HabanAché.


Con su música ha recorrido varios países. Cuenta que una vez le dijeron que se parecía a Rihanna pero era “una versión muy diferente, porque representas otra cultura y de una manera original, única”.


“Yo soy bien fiestera, contenta. Yo soy energía, me gusta llevarlos a mi mundo, soy fiesta, risa, cubanía, todo lo que representa un tambor”.

 

0
Comparte este artículo en: