Amy Winehouse, mucho más que música de fondo

Categorías: Música / Crónicas

por: Alejandro Rojas / fotos: Internet

article_photo


      Llevo más de una semana con una canción en la mente y, al principio, no podía decir por qué. En mi subconsciente “Rehab” sonaba una y otra vez, como quien le da repetir a una lista de reproducción. Busqué motivos para tanta conexión y supe de su reciente aniversario de muerte. Se cumplieron cuatro años sin Amy Winehouse, y mi homenaje es ese, tararear sin parar, recordarla a lo loco.

      Una persona que no la haya escuchado puede cuestionarse ¿por qué alguien la extrañaría?, los cantantes vienen y van; pero Amy, la voz blanca del Soul, era única.

     Tan única como para especular que, gracias a ella, la música británica hecha por mujeres tiene un antes y después. Tan única como para que su tema más conocido -el que yo canto- , alcanzara los 1,7 millones de ventas en los Estados Unidos antes de su muerte. Y por si fuera poco, tan excepcional como para que poseyera, a sus 24 años, seis Grammys.


article_photo


     Además, ¿quién no se confundió con Amy? Escúchenla sin verla e imagínenla; luego miren una foto suya. Entenderán el escepticismo que en algún momento rondó a la muchachita, que logrando un tremendo contraste entre voz y letras, logró cantar como quien te cuenta un problema de la peor manera o declara que ella misma, es un problema.

     Ahora revisando sus videos, celebro la forma tan confusa y rara -porque rara es la palabra-, en que se presentaba en el escenario. Con su pelo lo suficientemente regado y subido para crear el ambiente despreocupado, sus tatuajes por todo el cuerpo y el delineador en sus ojos, como si acabara un pomo antes de cada función. Cualquiera podría cuestionar su cordura.

     En el fondo, la artista era una lección de estilo, -no de ese que usamos como tendencia para el verano-, sino del tipo de alma confundida y vieja, que mezclaba el rockabilly, el ska o el jazz de una forma dispersa y que con todo ese performance, te arrastraba al limbo donde solo importa la voz, aun cuando no entendamos mucho lo que diga.


article_photo


     Pero como todo lo bueno, -sin sonar pesimista-, el final llegó pronto. Con tan solo 27 años, la diva del soul apareció muerta en su apartamento el 23 de julio del 2011 y cuatro años después, todavía tengo esa sensación de que va a regresar algún día, para subir a un escenario, agarrar un micrófono y hacer de las suyas, aunque en verdad, eso no hace mucha falta para que la recuerde y sepa -con total certeza-, que si algún día intentan llevarme a rehabilitación, yo también diré que no, no y no.

 

0
Comparte este artículo en: