¡Alabao! ¿Dónde están los muñes cubanos?

Categorías: Crónicas

por: Alejandro Rojas / fotos: Internet

article_photo


   La noticia de los últimos días ha sido definitivamente, el regreso a las pantallas de Elpidio Valdés, ese mambí que, desde hace 45 años, viene dando guerra contra todo el que intente aplastarnos. Pero también, el que nos ha hecho reír con ese humor que identifica a los cubanos, con ese “habla´o” que solo un isleño disfruta y comprende de arriba hasta abajo.

     Sin embargo, con el estreno de la nueva película del querido insurrecto manigüero, me han venido a la mente otros tantos personajes de los muñes cubanos que, a juzgar por el tiempo que no los veo, bien podrían estar secuestrados o desaparecidos.

    Recuerdo que cuando era niño, las cuatro de la tarde era mi momento más feliz del día, no porque acabara la escuela, sino porque estaban a punto de empezar los muñes y a mí me gustaban los cubanos, y no los rusos, ni Tom y Jerry, que esos se llevan como perros y gatos, o bueno gatos y ratones…

    Elpidio abría casi siempre la tanda, en su manigua, con su café que espero no haya sido 50-50 (si saben a lo que me refiero), luego Chuncha, las ratas inmundas y toda la pandilla de alborotadores que los acompañaba.

    Uno se reía, y la infancia transcurría buscando en cada esquina un perro Cacharro, un caballo Palmiche (que siempre fue más difícil), o incluso alguna que otra rata en las escuelas al campo, aunque me consta que no todos éramos tan intrépidos como los niños del “huerto escolar”.


article_photo


     Ahora los niños crecen con Dora y Diego, con la princesa Sofía, mientras con cuatro años saben comer como la realeza, contar en español e inglés, llamar al mapa o a la mochila con las fuerzas de sus corazones, y gritarle al televisor, con una sonrisa de satisfacción que a veces no entiendo.

     Pero, ¿dónde están los “alabao” de Chuncha, las meteduras de pata de Pancho, las cosas de Eutelia, y la rebeldía de Palmiche? ¿Dónde están los casquitos que huyeron de los niños, cuando pudieron encontrar el carbón?

   En nuestro país, la cubanía se disuelve desde edades tempranas y hasta la fecha no encuentro todavía la razón por la cual se dejaron de hacer los muñes, o por la cual empezamos a hacerlos tan malos, que es otra cuestión.


article_photo


     Ahora solo espero que, con Elpidio, se embullen a crear y comiencen a darnos lo que necesitamos: risa, rebeldía, algo en lo que pensar, algo con lo que divertirnos; para al final del día saber que si una rata intenta destruir tu huerto, la tienes que procurar hasta que caiga; si quieres entender un poco de la historia que nos cuentan, puedes entrar a un cuadro y ver — por ti mismo— como los niños de antes se la jugaban para pintar en una pared. ¡Aunque eso después no lo puedas hacer!

0
Comparte este artículo en: