10 millones vuelve a la escena de Argos Teatro

Categorías: Teatro

por: Eberto García Abreu / fotos: Manolo Garriga

La cartelera teatral de La Habana abre enero con una nueva temporada de 10 millones, puesta en escena dirigida por Carlos Celdrán, a partir de sus propias escrituras dramatúrgicas.


article_photo


Luego de una exitosa programación inaugural en abril del 2016, la obra llega al escenario de Argos Teatro, en Ayestarán y 20 de mayo, con un amplio reconocimiento del público y con el Premio Villanueva de la Crítica a uno de los mejores espectáculos presentados en Cuba durante el pasado año.


Con una fuerte carga autobiográfica, el relato escénico habla directamente al corazón y a la conciencia, registrando a fondo la memoria colectiva y fragmentos fundamentales de la historia de Cuba desde los años 60 hasta la actualidad.


article_photo


El autor-director despliega un recorrido por sus años de estudio en becas, escuelas al campo, sesiones de terapias, campamentos agrícolas y casas de familias ajenas y la suya propia; atravesando la mítica zafra de los 10 millones en los años 70, los sucesos de la embajada del Perú y el éxodo del Mariel a fines de los 80, hasta llegar al presente.


Justo en este tiempo se abre el verdadero diálogo que la obra propone a los espectadores, porque no se trata de un recorrido que intenta restaurar la historia que hemos vivido, sino, por el contrario, polemizar con nuestro pasado, preguntarnos quiénes somos y cómo hemos llegado a ser lo que ahora somos en tanto individuos y sociedad.


article_photo


El Autor, la Madre, el Padre y Él −suerte de encarnación del propio autor y director− suben al escenario convertido en una plaza o tribuna pública, semejante a las que en tantas ocasiones hemos acudido para participar en  actos o mítines diversos. En el elenco encontramos actores de alto nivel como Daniel Romero, Maridelmis Marín, Caleb Casas y Waldo Franco.


Estos personajes sin nombres propios que los identifiquen de manera particular, se reúnen para narrar, confrontar, representar y mostrar sus recuerdos, vivencias y pedazos de existencias pasadas y actuales. Se muestran y se observan unos a otros, mientras los espectadores reconocen en ellos sus propios conflictos y fragmentos de vida compartidos durante los últimos 50 años.

0
Comparte este artículo en: